Antonio Hidalgo

(Vélez Málaga, 1954).

Realiza los estudios primarios en la escuela del Reñidero. Desde su más tierna infancia recuerda como copiaba tebeos y modelaba con alquitrán blando y barro de los tejares más cercanos al barrio del Pilar. Recreaba todos los juguetes, utensilios caseros, herramientas de labranza, y todo aquello que le llamaba la atención: carritos de bueyes, cabras, caballitos de feria, coches, trenes, barquitas de pescadores, etc.

Fue de gran trascendencia para su futuro el regalo que sus padres le hicieron a la edad de 12 años: se trataba de una cajita de colores al óleo, descubriendo así una aventura lúdica y de realización personal, y que todavía cultiva con la misma alegría e ilusión de cuando era un chavalillo. En esta época, conoce al pintor Evaristo Guerra, el cual le invita a pintar en el estudio que por entonces poseía en el barrio de la Villa en Vélez Málaga, y con sus buenos consejos empezó a realizar bodegones al natural y calles típicas del lugar.